Subjetivismo y arte


Brian Eno

Brian Eno

Para quienes no lo conozcan, Brian Eno es uno de los innovadores de la música ambiental. Es además productor de música y ha colaborado con muchos artistas como David Bowie, David Byrne y bandas como U2 y Coldplay, entre otras. También realiza instalaciones artísticas y escribe en algunos diarios y revistas. En suma, es una persona influyente en el ámbito de la cultura actual.

Hace unos días, leí este texto suyo:

“Casi toda la historia del arte es acerca del intento de identificar la fuente del valor en los objetos culturales. Teorías de color y dimensión, reglas de oro, todas estas ideas asumen que algunos objetos son intrínsecamente más bellos o más significativos que otros. El nuevo pensamiento cultural no es así. Este dice que nosotros le asignamos valor a las cosas. Nosotros creamos el valor en las cosas. Es el acto de asignar lo que hace las cosas valiosas. Esto es muy importante, porque muchas, de hecho todas las ideas fundamentalistas, se sostienen en la idea asumida de que algunas cosas tienen valor, resonancia y significado intrínseco. Todo pragmático trabaja con otra idea asumida: No es así, somos nosotros. Nosotros somos los que hacemos esos significados”.

Las ideas que aquí expresa, tan comunes en nuestros días, están en la base de muchos discursos culturales contemporáneos, como lo afirma el mismo autor. Por lo tanto es importante intentar comprenderlas bien. Eno propone al fundamentalismo y el pragmatismo como dos aproximaciones opuestas. El fundamentalismo, antiguo y obsoleto, contra el pragmatismo, actual y vigente. El antiguo pensamiento pretende cierta objetividad y se afirma en ella, pero no se da cuenta, como sí lo hace el nuevo pensamiento, de que simplemente está proyectando sus ideas y valores en los objetos.

Pero, yendo un poco más allá, Eno asume que tanto el “fundamentalismo” antiguo como el “pragmantismo” actual son ideas preconcebidas o marcos mentales para leer cultura. Y, al reducir ambas aproximaciones a esas categorías, lo que termina valorando de fondo no es tanto el pragmatismo, sino el subjetivismo, el prejuicio de que todas las verdades y los valores dependen totalmente de cada uno o de cada cultura. Así, para él, el “fundamentalismo” es un subjetivismo incoherente que busca la falsa seguridad de que las cosas tengan valor en sí.

La cultura actual, o quizá mejor dicho anticultura, valora tanto la dimensión subjetiva de las cosas que termina reduciendo todo a la subjetividad y se hace ciega a lo que no valora. Quizá por ese prejuicio subjetivista es tan difícil el diálogo que proponga un encuentro real que, sin ignorar la dimensión subjetiva, parta por estar abierto a las cosas como son.

Ante discursos de este tipo vale la pena preguntarse ¿Quién es el fundamentalista?

Anuncios

Un Comentario

  1. Si Eno y quienes piensan como él -o comparten su creencia subjetivista- quieren reflejar un fenómeno real de la cultura, necesitan de fundamentos. Es decir, si no hay principios como el de no contradicción -algo no puede ser y no ser al mismo tiempo y de la misma manera- entonces no pueden siquiera definir o describir el “nuevo pensamiento cultural” pretendiendo que alguien les crea. Por lo menos eso, su subjetivismo, tiene que ser una verdad universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: