Las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time


Por Sebastián Correa E.

La revista Time acaba de publicar su famosa lista anual de las 100 personalidades más influyentes del mundo. Con cierta curiosidad leí la lista buscando enterarme de quienes eran aquellos hombres y mujeres que “influencian” el mundo de hoy -según la revista Time, claro está- y la verdad, es que me topé con más de una sorpresa.

Estamos en un mundo donde los medios tecnológicos y de comunicación masiva crean fenómenos de influencia sumamente veloces y poderosos. Pero a su vez, en muchos casos, son sumamente volátiles y poco duraderos. Por medio de ellos se generaron los inicios de muchas de las revoluciones en los países árabes del 2010-2011. La campaña Kony 2012, impactó al mundo con un video que fue visto por cientos de millones de personas en menos de 3 días. Fenómenos artísticos como “America got talent” o tantos otros sucesos que así como llegan, luego de pocos días de furor, desaparecen.

La revista ha buscado recoger aquellas personalidades que, sin importar cuán rápido llegaron a sus lugares de influencia, han perdurado. Y no sólo considera el que se hayan convertido en agentes de opinión, sino también en personas que están cambiando nuestro mundo concretamente. En la lista, que parece ser sumamente equilibrada, se encuentran políticos, deportistas, cantantes, actores, productores, científicos, médicos, entre otras personalidades.

Pero luego de unos minutos de recorrer la lista de los nombres una y otra vez, constaté que había una relación muy estrecha entre la lista y la línea editorial que Time suele proponer. En ese sentido, creo que esta lista nos enseña el rostro del mundo que la revista Time quiere proponer. Un mundo de tolerancia, de libertad, de grandes avances científicos, de relativismo religioso y moral, de cierto pluralismo cultural con predominancia del modelo demócrata liberal estadounidense, etc.. No creo que haya que culpar a la revista por no incluir a otras personalidades en su lista. Pues si yo tuviese que escoger a las diez personas más influyentes del mundo, lo haría según mis propios criterios, y sería muy distinta mi lista a la lista de la revista y, seguramente, muchos discreparían profundamente con mi propuesta. Pero, a pesar de ello, sí me parece necesario comprender que toda “lista” porta una visión de la realidad, y en más de algún caso, una ideología que busca impulsar. En este caso, para entender estos 100 nombres propuestos, hay que entender el pensamiento que está detrás de la revista Time.

Otro aspecto que me pareció importante y me causó una gran sorpresa fue el ver que había sido incluido en la lista el Arzobispo de New York: el Cardenal Timothy Dolan. El gran mérito que Time le atribuye es el haber puesto al catolicismo nuevamente como protagonista en las grandes conversaciones políticas de Estados Unidos. En los últimos decenios habían sido los evangélicos los que habían dominado las relaciones entre religión y política. Es por eso que se afirma que el Cardenal ha traído un aire fresco y un rostro renovado del catolicismo en el ámbito público. Se le considera como el contrapunto a las reformas de la administración del presidente Obama, y que no sólo habría hecho pasar dificultades al gobierno demócrata, sino que ha logrado moderar e incluso bloquear muchas de sus reformas, por ser opuestas a las enseñanzas católicas y a la moral.

En el programa Face the Nation, el arzobispo declaró que: “la plaza pública en los Estado Unidos, siempre es enriquecida cuando las personas que se acercan están inspiradas por sus convicciones más profundas.” Y en sentido opuesto, afirmó que pensaba “que la plaza pública se empobrece cuando la gente es obligada a ponerse una cinta adhesiva en su boca, evitando que lleven sus convicciones más profundas a la conversación”.

Esto me llevó a recordar el llamado a evangelizar la cultura que nos hizo el Papa Pablo VI cuando nos invitaba a que alcancemos y trasformemos, con la fuerza del Evangelio, ciertos sectores de la humanidad: “los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la palabra de Dios y con el designio de salvación”. (Evangelii Nuntiandi, 19)

Casos como los del Cardenal Dolan cuestionan la actitud que tenemos a veces los católicos ante los cambios en la sociedad. Parecería que nos hemos acostumbrado a la idea de que el mundo “ya es opuesto a la fe”. Es verdad que en cada vez más lugares encontramos mayores resistencias a los aportes que como católicos podamos dar. Pero también es verdad que son muchos los casos donde, como católicos, simplemente ya no estamos aportando. Y no lo hacemos porque, sea por temor o por indiferencia, nos hemos retraído. Una actitud muy distinta es la que encontramos en el Papa Benedicto XVI quien es un constante testimonio del ardor por evangelizar a un mundo que parece haberle cerrado las puertas a Dios. Nosotros debemos ir aportando tras los pasos del romano Pontífice, cada uno según su capacidad y posibilidad, en hacer de éste un mundo cada vez más justo, fraterno y reconciliado. La misión de la Iglesia, es la misión de cada uno de nosotros. No podemos abstenernos.

No creo que deberíamos aspirar a llenar la lista de los 100 de Time. No se trata de eso. Pero sí creo que deberíamos darnos y desgastarnos, no sólo en denunciar los grandes problemas de nuestro tiempo -cosa que este tiempo exige, por la creciente cultura de muerte-, sino también tenemos que aportar constructivamente, con creatividad, ardor y valentía, en hacer de éste, un mundo cada vez más acorde con el Evangelio y con el designio salvador de Dios.

Anuncios

  1. San_tiago

    A mi me interesaria estar en la lista, pero para influenciar positivamente…
    No te parece?
    Sin aspirar a ella, ser considerado para tener “propaganda” de mis actos bienhechores para que sirvan a otros, ya sea para movilizar a los buenos quietos, movilizar a los tibios miedosos o detener a los malos.
    Por cierto, no me acuerdo como lo escribi en el Google en la busqueda, pero este link apareció 3… y no esperaba encontrarme con esta publicación.

  2. Sebastián C.

    Creo que es una propuesta válida… pero la pregunta es ¿cuánto tiempo vas a demorar en llegar a la lista, y qué cosas vas a tener que hacer para llegar a la lista? Ese puede ser un itinerario que demore toda la vida… y de tanto tratar, se pasó la vida y nunca se pudo hacer lo que uno creía que tenía que hacer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: